Creo que la primera vez que utilicé la comunicación con un animal de forma totalmente inconsciente fue siendo muy pequeña, con 8 ó 9 años como mucho y fue a través de un perro llamado Playas. Este perro callejero se pegaba a mis padres y a mi para recibir cariño, atenciones y algún bocado cada vez que íbamos a la playa, de ahí el nombre que le pusimos. Cada día íbamos en tren a la playa, y cada día el nos esperaba en el “apeadero”, y cada noche nos despedía también cuando tomábamos el tren de regreso a casa, quedándose allí de pie hasta que veía como nos alejábamos. Me hubiera encantado llevármelo, pero mis padres no querían.

Esto sucedió varios veranos. Un día, le dije a mi padre cuando nos dirigíamos a la playa que el no iba a estar allí. A mi padre le pareció una tontería, pues cada día sin excepción Playas nos esperaba a la hora del tren. Pero así fue. Playas no apareció en todo el día y supimos por unos pesacadores que había muerto. ¿Cómo podía yo, una niña pequeña saber esto en la distancia, y sin ser siquiera mi perro?

     Después de unos años vinieron otras experiencias como estas, sabía cuando un animal iba a fallecer incluso sin haber dado muestras de estar enfermo, y recibía algunos mensajes telepáticos muy concretos, hasta que ya adulta y teniendo yo muchos animales perdí a mi gata Winnie. 

Todo cambió desde su dramática partida al otro plano… la búsqueda de lo que es el más allá de los animales, el descubrimiento de la posibilidad de la comunicación animal como dedicación, y finalmente una conexión que una profesional hizo con Winnie para darme su mensaje….  

     La comunicación con animales era lo que yo venía haciendo intermitentemente desde hacía años sin saber siquiera que era posible de verdad. Entonces empezaron los intentos de comunicar yo misma con Winnie, las respuestas, y el deseo de ayudar con esta labor a otras personas, convencida de la esperanza que se podía repartir, la consciencia y conciencia animal que se podían expandir. 

Winnie se convirtió en mi guía a partir de aquel momento.

     De esto hace unos años ya y muchos animales de este y otros planos se han comunicado conmigo, es algo que me hace feliz. Ser comunicadora y canalizadora animal es una labor que hago y espero poder seguir haciendo por el bien mayor de humanos y animales durante mucho tiempo. Así será si ellos, los animales y sus guías lo quieren, si vosotros lo queréis.

 

Diplomada en comunicación animal, entre mis capacidades está la de comunicar con los animales para ayudarles a ellos y a sus responsables humanos en cualquier asunto para el cual se requiera la recepción de mensajes telepáticos y desde la consciencia de parte del animal, realizando consultas a distancia.

Acompañamiento en procesos de muerte animal y asistencia en el duelo del humano en esos críticos momentos.

También puedo conectar con animales que han cruzado al otro lado siempre y cuando esto beneficie en algo al animal.

Terapeuta de esencias florales de Bach, Alba y otras, fitoterapia, péndulo y radiestesia, todo aplicado al mundo animal. Tratamientos naturales e integrativos.

Sanación cuántica y armonización a distancia tanto física como emocional, basada en los estudios del doctor Frank Kinslow.

Formación Online a través de 6 diferentes cursos que imparto en línea: Introducción a la Comunicación con Animales, Los Animales después de la Muerte, Tótems y Chamanismo, EL Mundo de los Gatos, Elementales y Espíritus de la Naturaleza, Sanación Natural e Integrativa para Animales.

Directora y presentadora del programa “Vida y Consciencia Animal”, con entrevistas a expertos de todo el mundo, cuya finalidad es crear más conciencia sobre la realidad del mundo animal y explorar también la parte álmica de toda criatura viviente.